Hace algunos años mi esposa me dio la más feliz de las noticias: tendríamos un bebé. De inmediato supe que tendríamos que construir una nueva habitación. Fue entonces que recordé el consejo que mi padre me brindo cuando era pequeño y termino de edificar nuestra casa con sus propias manos: “Si ...